lunes, 29 de julio de 2013

LA FORMA DE LA TIERRA EN LA HISTORIA (CONTADA POR LOS GRIEGOS)


   La forma de la tierra ha variado mucho a lo largo de la historia. El desconocimiento, miedos, tabúes y limitaciones de la época, hacían pensar que la tierra era plana y tenía un fin. Ningún hombre antiguo llegó nunca al final de la tierra. Aunque se viajara muy lejos, siempre se pensaría que el fin de ésta, estaría más allá de donde ellos habían llegado.

   Un ejemplo claro del pensamiento anterior, se puede encontrar en los libros escritos por Homero, en el que concebía la tierra como un disco flotando sobre el agua en el interior de una semiesfera transparente. Sobre el borde del disco descansaba la bóveda de los cielos y por debajo el reino de la oscuridad y los muertos.


   Anaximandro de Mileto(ca. 611-545 a.C.) fue el primero en empezar a cartografiar el mundo globalmente: con los ríos y los mares. Seguía pensando que la tierra era plana, pero con él apareció el concepto ecúmene en el que el mundo habitado era dos veces más grande en eje este-oeste que en norte-sur, es decir como un cilindro oblongo. El mapa abarcaba todo el ámbito de la tierra habitable con todos los mares y ríos conocidos y se distribuía alrededor del mar Mediterráneo que a su vez estaba rodeada por un río-océano. 


   Hecateo de Mileto (ca. 550-476 A.C), fue un historiador griego que perfeccionó la imagen de la tierra que se tenía según Anaximandro, aportando datos nuevos referidos a las zonas más alejadas del centro del mundo.


   Parménides de Elea (514-450 a.C.), filósofo griego al que se le atribuye como el primero en describir la esfericidad de la tierra y la situó en el cetro del universo. Acertó con la forma, aunque no fueron cuestiones geométricas o astronómicas las que indujeron tal afirmación, sino la cabal preferencia por la simetría y el equilibrio. Estos conceptos eran muy gratos a los pensadores griegos, siendo la esfera la forma más pura y perfecta del universo. Por tanto, con este pensamiento, sólo cabía esperar que el universo mismo y la tierra toda, participaran de esta perfección.

   Aristóteles, filósofo y científico sustentó la anterior teoría (filosófica), basándose en razones geométricas y prácticas. Lo argumentó de la siguiente manera: si un observador ve aparecer un barco por la línea de horizonte, verá primero los mástiles y a continuación el casco. Además si ese mismo observador sigue un mismo meridiano, verá cambiar la elevación de la estrella polar y aparecerá en el horizonte estrellas y constelaciones que antes no se veían en el lugar de origen. Calculó la longitud de la circunferencia de la tierra en 72.000 km.


   A partir de estos momentos, la tierra será considerada esférica y los siguientes años se dedicarían a tratar de averiguar con precisión la longitud del radio de la tierra, de una manera más precisa. Así el Eratóstenes de Cirene (276-194 a.C.), filósofo, astrónomo, matemático, geógrafo y director de la biblioteca de Alejandría, midió con exactitud la longitud del meridiano terrestre con una precisión sorprendente, equivalente a 39.500 km (no está mal teniendo en cuenta que con los medios actuales se ha obtenido una longitud de 40.000km).

   Este descubrimiento duró poco, ya que uno de sus seguidores Posidonio de Rodas, político, astrónomo, geógrafo, filósofo e historiador (135-50 a.C.), rehízo los cálculos y disminuyó la medida a algo más de 28.000 kilómetros, ¡un cuarto de superficie terrestre!. Su exposición indujo a un equívoco que duraría más de 1.500 años y en virtud del cual partió Colón hacia Occidente con la idea de llegar a Oriente, que presumía a la vuelta de la esquina.

  Fue Newton (s. XVII), físico, filósofo, teólogo, inventor, alquimista y matemático, quien da un paso más allá y comenzó a considerar la tierra como una figura elipsoidal cuyo eje mayor se encuentra de Este-Oeste. El razonamiento lo basó en el achatamiento de los polos como consecuencia de las diferentes velocidades rotacionales, siendo mayor en el ecuador e igual a cero en los polos. La tierra tiene forma de elipsoide de revolución achatada por los polos.


   En la actualidad, se sabe que la forma de la tierra es más parecida a un Geoide, entendiéndose como tal, la superficie real resultante de los mares en calma y sobre la cual la gravedad en todos sus puntos es normal a ella.


Es el modelo más preciso jamás visto del geoide de la Tierra:


   Toda una historia, para conocer la forma de la tierra. Toda una profesión, para poderla representar en un papel (S. XXI).



1 comentario: